Termómetro de laboratorio

Si te gusta la ciencia o te dedicas a la educación, es probable que te interese conseguir un buen termómetro de laboratorio para tus experimentos. Estos medidores de temperatura deben tener unas cualidades y características muy concretas para que sean seguros y fiables, y aquí tienes todo lo que necesitas saber.

Los mejores termómetros de laboratorio

Si quieres adquirir un buen termómetro de laboratorio, puedes echar un vistazo a estos modelos que te recomendamos:

# Vista previa Producto Valoración Precio
1 ThermoPro TP02S... ThermoPro TP02S... 1.787 Opiniones 12,99 €
2 LABORATORIO TERMÓMETRO... LABORATORIO TERMÓMETRO... No hay valoraciones 9,56 €
3 Habor Termometro de... Habor Termometro de... 2.730 Opiniones 11,99 €
4 2 pieza set Vidrio... 2 pieza set Vidrio... 24 Opiniones 19,90 €
5 MYAMIA 12-30 A 100 Grado... MYAMIA 12-30 A 100 Grado... 4 Opiniones 6,85 €
6 Lantelme 4401 -... Lantelme 4401 -... 22 Opiniones 14,90 €

Lantelme 4401

Lantelme tiene varios termómetros analógicos de laboratorio como el 4401, un termómetro de cristal que es capaz de medir con fiabilidad desde los -30ºC a los 200ºC de temperatura. No es nada caro, y mide unos 30 cm de longitud, algo ideal si es peligroso el experimento, para no tener que acercar demasiado la mano.

Lantelme 4541

Por un precio bastante económico tienes este conjunto de Lantelme 4541 de dos piezas. Dos termómetros de vidrio con bola de acero inoxidable para usar como mango. Tienen 24 cm de longitud y puede medir de -10 a 110ºC. Ideal si vas a realizar dos experimentos simultáneamente para no tener que perder el tiempo en lavarlo para usarlo en el otro experimento…

Lantelme 7881

Es otra alternativa de cristal de Lantelme, con una varilla de 30 cm de longitud, dos unidades y capaces de realizar lecturas fiables de entre -30 y 200ºC. Está calibrado de grado en grado en su escala, como los anteriores. Todo con la calidad que aporta esta marca desde hace 35 años.

SK Sato

Es otro modelo de termómetro de laboratorio de 30 cm, un termómetro con ojal que va de 0-200ºC. Está graduado de 1 grado, siendo las medidas muy fiables, aunque no tenga tanta sensibilidad. También cuenta con un embalaje protector resistente a la fractura.

Testo 108

Es un termómetro de laboratorio más avanzado. Testo aporta un modelo digital que puede medir la temperatura gracias a su sonda de acero y mostrar el resultado rápidamente en su pantalla. En este caso es más sensible que en los anteriores casos.

Es ideal para la industria alimentaria, para controlar la temperatura, con sondas conectables tipo K y T. Además, tiene protección contra la suciedad y salpicaduras de tipo IP67, y está certificado por APPCC y EN 13485.

Qué es un termómetro de laboratorio

termometro de laboratorio

Los termómetros de laboratorio son un tipo de termómetro, principalmente digital, utilizados normalmente en mediciones y ensayos de laboratorio en los que la temperatura tiene relevancia. Muchos experimentos necesitan de un control muy exacto de la temperatura para el resultado que se busca, por ello tienen que ser fiables y precisos para no alterar los resultados.

Para qué sirve el termómetro de laboratorio

Un termómetro de laboratorio se puede usar en el ámbito doméstico, para hacer experimentos caseros si eres aficionado a ello, en el ámbito de la enseñanza, y también en el profesional, si trabajas en un laboratorio.

Las aplicaciones de uno de estos termómetros de laboratorio son muchas. Siempre se busca mantener un control preciso de la temperatura, y por ello estarán compuestos por una sonda de temperatura con un sensor termopar, o también hacer mediciones mediante termoresistencia, un sensor de IR (Infrarrojos), o con un termistor, pirómetro, etc.

Partes de un termómetro de laboratorio

Las partes de un termómetro de laboratorio no distan mucho de las partes de un termómetro convencional. De hecho, el aspecto puede ser muy parecido. Además de eso, en función de si se trata de un termómetro digital o analógico, las partes pueden variar:

  • Analógico (de alcohol, mercurio o galinstan): se compone de un tubo de vidrio donde se encuentra la escala graduada en grados (ºC, ºF,…) y por donde circulará el líquido por acción de la temperatura para marcar la temperatura. El líquido se almacena en un bulbo de vidrio o metálico que es el que entrará en contacto con el experimento para medir la temperatura. Y por supuesto, tendrá también la sustancia termométrica, que solía ser mercurio (tóxico y contaminante), o alcohol, o galinstan (no tóxico e inocuo) en la actualidad. Por cierto, el pequeño adelgazamiento que hay entre el tubo el bulbo se denomina válvula de construcción, y sirve para evitar que el líquido regrese cuando se elimina el calor para que puedas tener tiempo para mirar la lectura.
  • Digital: en el caso de un termómetro de laboratorio digital, tendrá una sonda donde se aloja el sensor de temperatura que integra y que enviará una señal eléctrica según la temperatura medida. Un microprocesador interpreta dicha señal y enviará la lectura a la pantalla o display digital. Además, todo estará alimentado con una pila o batería. Por cierto, en el caso de los mal llamados láser, usan un sensor IR (infrarrojos) y no necesitan contacto, por tanto no tendrán sonda…

Por lo general, las escalas de unos y otros suelen estar en grados Celcius (ºC), Fahrenheit (ºF), o Kelvin (ºK), que son las usadas para los experimentos. En el caso de los digitales, suelen permitir configurar una u otra escala, lo que es una ventaja.

¿Qué características debe tener un termómetro de laboratorio?

Las características de estos termómetros no distan mucho de las de otros termómetros. Solo que deben ser seguros y fiables para trabajar con ellos en un ambiente de laboratorio. Por lo general, lo que los científicos buscan es un termómetro que sea fiable (no se desvíe mucho de la temperatura real), robusto (para que aguante las condiciones del experimento), estable (no oscile demasiado en sus mediciones por las condiciones ambientales del experimento), y con una buena sensibilidad (que pueda ser sensible a cambios muy leves de temperatura).

Cuidados del termómetro de laboratorio

Si tienes varios termómetros de laboratorio, deberías etiquetarlos y tenerlos bien identificados por sus características. Una vez los tengas catalogados, los cuidados que debes tener con ellos dependerá en gran medida del tipo de experimentos que hagas.

Por ejemplo, si los sumerges en algún tipo de químico o solución, es importante que mantengas una buena política de lavado. Es probable que luego lo reutilices para otra solución, y si esos químicos reaccionan, los restos podrían hacerlo y echar por alto tu experimento o contaminar la nueva muestra, obteniendo unos resultados indeseados.

En el caso de que sea digital, asegurate que es lavable. En caso de no serlo, solo debes limpiar la sonda que has usado en el experimento. Lo normal es limpiarla con alcohol isopropílico o agua y jabón. Una vez limpio, guarda el termómetro en un estuche protector y un lugar seguro. No deberían estar en contacto directo con la luz solar. Y si tienes niños, asegurate de mantener las baterías fuera de su alcance…

Si lo vas a someter a temperaturas extremas, asegurate que dichas temperaturas están dentro del rango que soporta el termómetro que has adquirido, de lo contrario podría no resistir o no hacer medidas correctas.

Otro caso es si lo vas a usar dentro de agitadores u otro tipo de aparatos donde se pueda golpear y romperse. En estos casos debes sujetar adecuadamente el termómetro y protegerlo de forma correcta para que no se rompa, especialmente si es de galinstan o mercurio, ya que se podría romper y salir el líquido, mezclándose con la solución o elemento de tu experimento y causar un accidente.

¿Es necesario calibrar un termómetro de laboratorio?

Sí, si en otros termómetros es vital la calibración, en este tipo de aparatos lo es aún más, ya que el resultado del experimento dependerá en cierta medida de la temperatura. Algunos experimentos domésticos pueden no tener demasiada importancia, pero cuando se trata de experimentos o proyectos en los que se invierten grandes cantidades de dinero, no conseguir los resultados por una mala instrumentación sería un error enorme.

Si quieres seguir manteniendo la precisión y exactitud máxima los debes calibrar. De esa forma, los termómetros de laboratorio trabajarán conforme a un sistema de calidad adecuado. Por lo general, las calibraciones se realizan por laboratorios de calibración acreditados por ENAC, ya que aquí no basta con una calibración hecha por cualquiera. Ten en cuenta que los experimentos que controla, en ocasiones, son muy críticos.

El fabricante del termómetro también debe ofrecer la máxima garantía y tener un buen control de calidad para sus productos. Es vital que los técnicos u operadores que van a manejar esta instrumentación también conozcan bien su funcionamiento y el método científico para saber cómo obtener los resultados con fiabilidad.

Si has llegado hasta aquí es que aún no lo tienes muy claro. ¿Cuánto te quieres gastar en tu nuevo termómetro?

20€

*Mueve el slider para variar el precio
Categorías Tipos

Deja un comentario

*

*

  1. Responsable de los datos: AB Internet
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.